Saltar al contenido

Decantador de Vinos

¿Eres todo un amante del vino?

Ya sabes: observar la etiqueta de una botella para ver sus características, rendirse al placer de ver cómo se vierte en la copa, ese cosquilleo en el estómago antes de olerlo… Pero ¿no tienes decantador?

Descubrir la personalidad de un elixir tan antiguo y valorado como el vino es algo que se realiza con los cinco sentidos.

Existen tantos tipos de vino como gustos y personas: vinos tintos (crianza, reserva, gran reserva, de maceración carbónica, joven, del año…); vinos blancos (dulces, crianzas, fermentados en barrica…), existen vinos rosados, espumosos…

Un amplio abanico de posibilidades para las diferentes personalidades o incluso situaciones y estados de ánimo.

Si estás interesado en conocer por qué es necesario decantar el vino y estás pensando en hacerte con un decantador, este es tu artículo. Sigue leyendo y conocerás

¿Para qué sirve un decantador?

Un decantador de vino no es un objeto de decoración, aunque los hay tan dispares y de tantas formas, que muchos pueden parecer auténticos objetos de colección. Su objetivo es diferente según el tipo de vino del que se trata. Algunos expertos afirman que todos los vinos deben decantarse, mientras otros creen que solo debe hacerse con los vinos más selectos.

¿Sabes ya cómo se utiliza un decantador? El vino debe pasarse desde la botella hasta el decantador, impidiendo que los posos u otras sustancias se queden retenidos y pasen al decantador completamente limpio.

Sirve a su vez para retirar el sedimento del vino, que se puede formar en los vinos poco o nada filtrados a medida que envejecen. También sirve para airear el vino y ayudar a que suavice, para lo que hay que verterlo en el decantador, permitiendo que el vino “se abra” (aumente el aroma y sabor).

Las características fundamentales de los mejores decantadores

Como ya sabes, hay diferentes tipos de decantadores, pero a pesar de ello, todos tienen que cumplir unas características estandarizadas:

  • Deben ser de cristal transparente, para ver el color y la limpieza del vino.
  • Su capacidad debe ser de aproximadamente un litro, para que pueda almacenarse en él una botella de 75 centilitros y permitir que respire el vino.
  • Su boca debe ser ancha, para evitar que el líquido se derrame.

Puedes encontrar, entre los tipos de decantadores: de máxima oxigenación, de mínima… Algunos diseños son originales y considerados, casi, obras de arte.

¿Por qué es necesario decantar el vino?

Lo primero que debes saber, querido lector, es que no siempre es necesario llevar a cabo la decantación de un vino. Como siempre, depende del tipo de vino que vayamos a degustar. Ya hemos dicho que algunos expertos consideran que siempre habría que decantarlo, mientras que otros se inclinan por lo contrario.

Decantar un vino ayuda a limpiarlo, separando los posos que suelen quedar tras el proceso de fermentación, y se precipitan al fondo de la botella. Estos posos no son negativos ni signos de mala calidad; de hecho, muchos amantes del vino prefieren que su copa los contengan, debido a la intensidad de sabor añadido que proporcionan.

¿Dónde comprar un buen decantador?

Ahora que ya sabes para qué sirve un decantador de vino y de qué tipos hay, solo te queda hacerte con el tuyo.

Debes saber que cada vez son más las tiendas físicas donde puedes conseguir un decantador de vino, pero nosotros queremos recomendarte Ikea y El Corte Inglés. Estas tiendas tienen a tu disposición cantidad de decantadores y los clientes siempre quedan satisfechos, puesto que siempre ofrecen este tipo de productos con la mejor relación calidad-precio.